ALFONSO PACORA·JUEVES, 17 DE ENERO DE 2019

Existe un momento en el que los técnicos operadores de sonido que tenemos que trabajar a menudo manipulando sistemas inalámbricos nos preguntamos: ¿Necesito ir mas allá con éste tema?, ¿Estoy improvisando esta vez?”, “¿Cómo puedo confirmar que estoy haciéndolo correctamente?” “¿Necesito la ayuda de alguien más en esto?” , “Estaré usando bien los equipos?”

Sucede con frecuencia que nadie nos preparó para esto, la desinformación y la ausencia de orientación técnica y especialización en determinado tema nos lleva a lo que llamo “desperdiciar el recurso valioso”. Cuantas veces hemos visto desde fuera como se utiliza el equipamiento cuando menos de manera “extraña”: Mezclas de in ear en mono teniendo posibilidades estéreo a la mano, sensibilidades de audio con poco sentido, equipos de alta gama sin accesorios profesionales como antenas, combinadores, cables, etc., ingenieros mezclando para in ears sin usar in ears??!, “audífonos mal puestos y nadie que se de cuenta, tiros de cable innecesarios, conexiones insólitas e improvisadas, squelch??, etc., etc., etc.

Como en toda posición de audio es necesario dedicar cierto tiempo y esfuerzo a la configuración de nuestros equipos. No podemos mezclar adecuadamente si un sistema de P.A. esta mal alineado, de la misma manera no podremos mezclar con tranquilidad si es que nuestros sistemas inalámbricos no están bien coordinados.
Afrontamos una herramienta tecnológica maravillosa pero limitada, con posibilidades extensas pero a la vez complejas ya que dependemos del espacio aéreo compartido; por lo que trabajar con sistemas inalámbricos es desde el saque un trabajo especializado, muchas veces quirúrgico y que requiere sobretodo tiempo. Es así que a menudo nos encontramos en este punto en el que el set inicial de nuestros equipos, las herramientas básicas de scaneo automático de los mismos, accesorios como antenas, cableado y configuraciones nos quedan cortos o no tienen la importancia que imaginamos en el proyecto que aspiramos a hacer: los artistas confían poco y los técnicos no están seguros completamente de lo que hacen.

Es el momento de detenernos y considerar ciertas cuestiones importantes:

– Primero: qué tan prioritario es el trabajo inalámbrico en el proyecto en el que estamos. ¿Estoy utilizando un recurso que realmente necesito? Que sea tendencia no quiere decir que sea obligatorio usar sistemas inalámbricos, a veces es mejor prescindir de ellos si no aportan. ¿qué sentido tiene usar un micrófono inalámbrico para un pianista que no deja su lugar en todo el show?

– Segundo: ¿Tengo el equipamiento adecuado?
Sucede que nuestra costumbre de trabajar y resolver temas de audio nos lleva a pensar que el RF se comporta como el audio y que todo lo que hemos logrado resolver por años en el audio lo podremos resolver en RF. Pensamos que el talento de la persona resolverá cualquier problema. Pues déjenme decirles que en la coordinación de frecuencias vale un poco mas “la flecha” que “el indio”. La relación es: 90% equipos y 10% de preparación y criterio.

Si en un sistema line array de 12 cajas por lado de pronto hay una o dos por lado que no suenan como esperamos o están dañadas, siempre podremos retirarlas del arreglo, reajustar el equipo a trabajar con 10 u 11 por lado y podremos llevar adelante la presentación.

En el mundo inalámbrico, si es que no tenemos el inventario correcto de equipos el show no podrá comenzar. El rango de frecuencias de trabajo ES TODO en este oficio. Si tenemos a la mano un equipo en una banda de frecuencias limitado o muy congestionado para el entorno en el que estamos simplemente NO ANDARÁ. No hay valor humano que pueda hacerlo funcionar porque no somos dueños del espectro de RF, dependemos de tecnología regulada y limitada. No se pueden añadir sistemas en donde no hay espacio en el aire que lo permita, entonces debemos aprender a rechazar ciertos equipos que no estén actualizados en frecuencias. Aprender a identificar el espectro, los equipos en el mercado y saber lo que necesitamos.

– Tercero: ¿Estoy preparado o tengo a la persona preparada a mi lado? La capacitación técnica es importante, pero mas importante es el criterio en este tipo de oficio. Criterio para evaluar que equipo utilizar, para comunicar a tiempo cuando algo no está bien, para dar tranquilidad y confianza al usuario y para responder cuando se presente algún problema.

Si yo estoy mezclando monitores en este proyecto, ¿puedo también encargarme de la coordinación de frecuencias? ¿tengo tiempo para hacerlo y se cómo hacerlo bien?
Cuando estos tres puntos no están bien definidos en un proyecto que requiere inalámbricos: ESTAMOS IMPROVISANDO y hay que comenzar a pensar en replantearnos el reto y rodearnos de las personas adecuadas para esto. Un coordinador de frecuencias es muy parecido en labores a un técnico de ajuste de sistemas, necesita ser un facilitador y a la vez ser capaz de tomar el control cuando la situación lo requiera, si tienes ese perfil probablemente sea un trabajo para ti.

Pero , ¿En qué mas trabaja un coordinador de frecuencias? ¿Cómo vendo mi trabajo y cómo le explico a la gente lo que hago?. Como en todo trabajo, habrá que encontrarle la vuelta y ser hábil para redondear el modelo de e “inventar” la posición. Recomiendo ver desde afuera, evaluar la necesidad en conjunto, somos técnicos de sistemas de monitoreo y a partir de ahí nuestra presencia en el escenario se hace cada vez más valorada. El trabajo no termina al colocar los números adecuados en los equipos, ¡inventen una nueva posición!

Alfonso Pacora T.
Técnico de sonido en vivo y coordinador de RF de Lima, Perú.
alfonsopacora@gmail.com
facebook.com/alfonsopacorat
Instagram: @aapacora